ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL MÁS COMUNES

Los índices de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) han alcanzado un nivel sin precedentes en Estados Unidos, según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Por ejemplo, en 2017 los casos de gonorrea aumentaron en 19 % respecto del año anterior, mientras que los de clamidia se elevaron en casi 7 %.

En todo el mundo se adquieren diariamente más de 1 millón de ETS; entre las más comunes se encuentran:

  • Clamidia
  • Gonorrea
  • Sífilis
  • Tricomoniasis y
  • Virus del papiloma humano (VPH)

En algunos casos, las enfermedades de transmisión sexual pueden tener consecuencias graves para la salud, además del impacto inmediato de la infección en sí.

¿Estás familiarizado con los aspectos clave respecto de la presentación, los análisis y el tratamiento de estas enfermedades?

¡Actualiza y prueba tus conocimientos con este mini-test!

¿Cuál de las siguientes opciones es correcta respecto de la clamidia?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta


La infección por clamidia en mujeres es una de las principales causas de infertilidad y es también una causa importante de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Esta última es una alteración severa que habitualmente requiere hospitalización para tratamiento antibiótico intravenoso, descartar abscesos tubo-ováricos y proporcionar asesoramiento amplio en cuanto a las complicaciones de las infecciones recurrentes.

El riesgo de embarazo ectópico en mujeres con enfermedad inflamatoria pélvica es de 7 a 10 veces mayor en comparación con aquéllas sin este padecimiento. En 15 % de las pacientes con EIP el dolor abdominal crónico es una manifestación a largo plazo que muy probablemente esté relacionado con adherencias pélvicas en ovarios y salpinges (trompas de Falopio).

Según los CDC, en 2017 la tasa de casos de clamidia fue de 687.4 por cada 100 mil mujeres, y de 363.1 por cada 100 mil hombres.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos elaboró las siguientes recomendaciones para la detección de clamidiosis en mujeres:

  • Cribado para la infección por clamidia en todas las mujeres jóvenes no embarazadas sexualmente activas de 24 años o menos, así como en las mujeres mayores no embarazadas que tienen un riesgo elevado.
  • Cribado para la infección por clamidia en todas las mujeres embarazadas de 24 años o menos, y en mujeres embarazadas de mayor edad con factores de alto riesgo.
  • No realizar de forma sistemática estudios de cribado para la infección por clamidia en mujeres de 25 años o más, independientemente de si están embarazadas, si no tienen factores de alto riesgo.

Las muestras endocervicales, uretrales, rectales u orofaríngeas se deben obtener y analizar para detectar infección por Chlamydia trachomatis tanto en hombres como en mujeres, con base en las prácticas sexuales del paciente, obtenidas a través de la historia clínica.

Una muestra de orina de la micción media o inicial permite detectar el microorganismo mediante la prueba de amplificación de ácido nucleico (NAAT), la cual constituye el estudio más sensible para estas muestras y, por tanto, se recomienda para detectar infecciones por C. trachomatis.

La citología se usa principalmente para diagnosticar la conjuntivitis de inclusión en lactantes y el tracoma ocular mediante la demostración de inclusiones intracitoplásmicas de C. trachomatis en células HeLa (una línea celular de carcinoma de cultivo continuo que se utiliza para cultivos de tejidos). El diagnóstico citológico también se usa para evaluar raspados endocervicales, pero la interpretación es difícil y la sensibilidad y especificidad son bajas.

Los cultivos son difíciles de obtener y se detectan muchos resultados falsos negativos. Su realización es también costosa debido a la experiencia y los recursos de laboratorio requeridos. Además, no son adecuados para muchos pacientes (p. ej., en el servicio de urgencias). Sin embargo, en ciertas situaciones clínicas los cultivos son obligatorios.

Debido a su alta especificidad (100 %) y sensibilidad, el cultivo celular es la única prueba que se debe utilizar para establecer la presencia o ausencia de infecciones en casos que implican procesos legales, como los relacionadas con agresiones sexuales. El cultivo celular también se prefiere para muestras rectales porque los resultados de las otras pruebas diagnósticas son difíciles de interpretar en presencia de organismos en las heces.


¿Cuál de estas afirmaciones sobre la gonorrea es correcta?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta


Los síntomas de infección gonocócica diseminada difieren mucho entre las distintas personas. Cuando aparecen los síntomas de infección gonocócica diseminada muchos pacientes ya no presentan síntomas localizados de infección mucosa.

La presentación típica de infección gonocócica diseminada es un síndrome de artritis-dermatitis (tenosinovitis). El síntoma inicial más frecuente es dolor en una articulación o en un tendón durante la fase inicial de la infección.

Aproximadamente 25 % de los pacientes con infección gonocócica diseminada tienen dolor en una sola articulación, pero muchos otros exhiben poliartralgia migratoria, sobre todo en rodillas, codos y articulaciones distales.

Los pacientes también pueden presentar tenosinovitis. La fase inicial de ésta se localiza con más frecuencia en la vaina de los tendones flexores de la muñeca o en el tendón de Aquiles.

Según los CDC, el riesgo de transmisión de Neisseria gonorrhoeae de una mujer infectada a la uretra de la pareja masculina es de aproximadamente 20 % por episodio de sexo vaginal, y aumenta a 60-80 % después de cuatro o más exposiciones. Por el contrario, el riesgo de transmisión de hombre a mujer es de 50 a 70 % por episodio de sexo vaginal, con escasas pruebas científicas de aumento del riesgo con más exposiciones sexuales.

El periodo de incubación de la gonorrea es habitualmente de 2 a 7 días después de la exposición a una pareja infectada. En todos los pacientes con una posible enfermedad de transmisión sexual, la historia clínica debe incluir:

  • Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (incluyendo infección por virus de inmunodeficiencia humana y hepatitis viral).
  • Antecedente de tratamiento de enfermedades de transmisión sexual conocidas.
  • Síntomas conocidos de enfermedades de transmisión sexual en parejas sexuales previas o actuales.
  • Método anticonceptivo utilizado.
  • Antecedente de agresión sexual.

Los CDC señalan que la localización más frecuente de infección gonocócica en mujeres es: endocérvix (80- 90 %), seguido de uretra (80 %), recto (40 %) y faringe (10-20 %). Si aparecen síntomas, suelen manifestarse en los 10 días posteriores a la infección.


¿Cuál de estas afirmaciones es correcta en relación con la sífilis?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta

El sexo sin protección es el principal factor de riesgo por el cual se adquiere la sífilis, sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres, que representan la inmensa mayoría de los casos de sífilis en Estados Unidos.

La sífilis primaria aparece entre 10 y 90 días después del contacto con una persona infectada. Se manifiesta principalmente en el glande del pene en los hombres, y en la vulva o en el cuello uterino en las mujeres; 10 % de las lesiones sifilíticas se localizan en el ano, los dedos de las manos, la orofaringe, la lengua, los pezones u otras zonas extragenitales.Bottom of Form

Después de que la bacteria invade el cuerpo se produce adenopatía regional indolora a la palpación.

La latencia puede durar desde algunos años hasta 25 años antes de que se manifiesten las lesiones destructivas de la sífilis terciaria. Los pacientes afectados pueden recordar síntomas de sífilis primaria o secundaria. Están asintomáticos durante la fase de latencia y la enfermedad se detecta sólo mediante pruebas serológicas.

La sífilis latente se divide en latente temprana y latente tardía. Esta distinción es importante, porque el tratamiento es diferente. El periodo latente temprano abarca el primer año después de la desaparición de la sífilis primaria o secundaria. Los pacientes asintomáticos con una prueba serológica activa reciente después de un resultado negativo en una prueba serológica en el plazo de 1 año se consideran en el periodo latente temprano.

La sífilis latente tardía no es infecciosa; sin embargo, las mujeres en esta fase pueden transmitir la enfermedad por vía intrauterina.

Según la Organización Mundial de la Salud, en zonas con escasa prevalencia de sífilis (< 5 %) debe realizarse una prueba rápida de esta infección en la consulta para el cribado de mujeres embarazadas, mejor que una prueba de reagina plasmática rápida en la consulta.


¿Cuál de estas afirmaciones sobre la tricomoniasis es correcta?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta


De acuerdo con la mayoría de las guías y recomendaciones, como las de los CDC, el metronidazol es el tratamiento de elección para la tricomoniasis. Una dosis única de 2 g por vía oral es tan efectiva como un tratamiento prolongado con 500 mg dos veces al día durante 7 días. La administración en dosis única aumenta el cumplimiento terapéutico.

Entre los años 1999 y 2002 la tasa de fracaso del tratamiento con metronidazol aumentó de 0.4 a 3.5 %. En la actualidad, los estudios recientes muestran un índice de resistencia a metronidazol de 5 a 10 %.

Si el tratamiento convencional con dosis única o múltiple fracasa, las guías recomiendan 2 g de metronidazol o tinidazol por vía oral durante 5 días. El gel de metronidazol es efectivo en menos de 50 % de los casos de tricomoniasis y no es recomendable para tratar la enfermedad.

El ser humano es el único huésped conocido de Trichomonas vaginalis. La transmisión se realiza principalmente por contacto sexual. En mujeres, el microorganismo se aísla con más frecuencia en las secreciones vaginales; en los hombres, en las secreciones uretrales. En protozoario no se ha aislado en la boca, y la prevalencia rectal es baja en hombres que tienen sexo con hombres.

Alrededor de 50 % de las mujeres infectadas y casi todos los hombres con la infección permanecen asintomáticos. La secreción vaginal espumosa, que se considera la manifestación distintiva de la tricomoniasis, se observa sólo en 12 % de las pacientes con esta infección.

Debido a la escasa confiabilidad de la anamnesis y de los signos físicos, el diagnóstico de tricomoniasis depende de los estudios de laboratorio. Según la organización Centers for Disease Control and Prevention, los médicos deben realizar pruebas de laboratorio a todas las mujeres que consultan por secreción vaginal y aquellas con alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual.


¿Cuál de estas afirmaciones es correcta en relación con el virus del papiloma humano?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta


La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos aprobó una indicación complementaria de la vacuna contra el virus del papiloma humano para incluir hombres y mujeres de 27 a 45 años de edad.

La vacuna nonavalente contra el VPH humano tuvo una efectividad de 88 % en la prevención del criterio de valoración combinado de infección persistente, verrugas genitales, lesiones precancerosas vulvares y vaginales, lesiones precancerosas cervicales y cáncer cervical relacionado con los tipos de virus del papiloma humano cubiertos por la vacuna.

Las infecciones por el virus del papiloma humano no son citolíticas, sino que liberan partículas virales como consecuencia de la degeneración de las células descamativas. El VPH puede sobrevivir muchos meses y a temperaturas bajas sin un hospedero; por tanto, una persona con verrugas plantares puede propagar el virus al caminar descalzo.

Los pacientes que presentan condilomas acuminados habitualmente han estado expuestos a virus del papiloma humano de bajo riesgo, como los tipos 6 y 11. Estas infecciones se asocian con displasia leve que suele ser transitoria. Muchas pacientes con displasia leve vulvar, vaginal o cervical experimentan regresión espontánea de estas lesiones.

Los pacientes expuestos a virus del papiloma humano de alto riesgo, como los tipos 16 y 18, generalmente no presentan condilomas; en cambio, tienen un riesgo elevado de displasia de alto grado o de carcinoma anogenital.

No se recomienda el tratamiento de la infección por VPH anogenital o mucoso asintomáticos en ausencia de displasia coexistente. No hay certeza de que el tratamiento elimine la infección del VPH ni de que disminuya su capacidad infecciosa. De hecho, las verrugas pueden reaparecer después del tratamiento por activación del virus latente que se halla en la piel sana adyacente a la lesión.


Science-Hall publica quincenalmente valiosa información biomédica completamente gratis, con objeto de brindar apoyo académico a profesionales y estudiantes de las diferentes áreas de la salud,

Si deseas recibir estos materiales directamente en tu correo: ¡Suscríbete ahora!


Adaptado de: Stuart Bronze, Michael, Fast Five Quiz: Common STDs, Medscape. 2019