PRUEBA RÁPIDA DE 5 PREGUNTAS SOBRE LOS DIFERENTES TIPOS DE DOLOR DE CABEZA

¿QUÉ TAN FAMILIARIZADO ESTÁ USTED CON LOS DIFERENTES TIPOS DE DOLOR DE CABEZA?

Los dolores de cabeza pueden deberse a numerosas causas, como predisposición genética, trauma, una masa intracraneal, alguna enfermedad metabólica o vascular, o sinusitis.

Se reconocen diferentes tipos de dolores de cabeza, los más frecuentes son por migraña, cefalea tensional y cefalea en racimos.

1. Migraña. Es un trastorno complejo caracterizado por episodios recurrentes de cefalea, frecuentemente unilateral, y en algunos casos asociada a síntomas visuales o sensoriales transitorios, conocidos colectivamente como aura, que aparecen habitualmente antes que el dolor de cabeza, pero que pueden ocurrir durante o después de éste.

2. Cefalea tensional. Respecto de la cefalea tensional episódica, se ha pensado históricamente que se relaciona con un evento estresante. Este tipo de dolor de cabeza es de intensidad leve o moderada, es autolimitado y por lo general responde a los antiinflamatorios no esteroideos. A su vez, la cefalea tensional crónica suele repetirse diariamente y se asocia a contracción muscular de cuello y cuero cabelludo. La cefalea por tensión es bilateral y habitualmente predomina en la región occipitofrontal.3.Cefalea en racimos. Esta variedad, conocida típicamente como cefalea por histamina, se clasifica como una cefalea autónoma trigeminal, debida a la activación de un reflejo parasimpático del nervio trigémino. Implica una serie de dolores de cabeza, generalmente durante un periodo de varias semanas.

¿Cuánto sabe usted sobre el diagnóstico, los estudios y el tratamiento de los diferentes tipos de cefalea?

¡Póngase a prueba con este breve cuestionario!

1. ¿Cuál de las siguientes opciones es correcta acerca de la cefalea tensional?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta

Los criterios de diagnóstico de la International Headache Society (IHS) para la cefalea tensional señalan que en este trastorno deben estar presentes dos de las siguientes características:

  • Sensación de apretamiento u opresión (calidad no pulsátil).
  • Localización bilateral.
  • Intensidad leve o moderada.
  • No agravada por la actividad física.

Además, los dolores de cabeza deben cumplir las siguientes características para que la IHS los clasifique como cefalea tensional:

  • Duración de 30 minutos a 7 días.
  • Ausencia de náusea o vómito (puede ocurrir anorexia).
  • Fotofobia o fonofobia, pero no ambas.
  • Mínimo de 10 episodios previos de dolor de cabeza: menos de 12 días al año con dolor de cabeza se considera poco frecuente, y 12 o más días, pero menos de 180 días al año, se considera frecuente.

Otras características de la cefalea tensional pueden incluir:

  • Dolor bilateral y occipitonucal o bifrontal.
  • Dolor descrito como “plenitud, opresión/compresión, presión” o “en forma de diadema”.
  • Puede ocurrir de manera aguda bajo angustia emocional o preocupación intensa.
  •  
  • A menudo se presenta al levantarse o poco tiempo después.
  • Tensión muscular o rigidez en cuello, área occipital y regiones frontales, con mayor sensibilidad pericraneal al realizarse la palpación.
  • Duración de más de 5 años en 75 % de los pacientes con cefalea crónica.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sin fase prodrómica.

El dolor de cabeza de tipo tensional se presenta habitualmente durante la adolescencia y afecta a 3 mujeres por cada 2 hombres.

De acuerdo con los criterios de la IHS, el dolor en la cefalea tensional no es palpitante (pulsátil); sin embargo, muchas personas que tienen dolores de cabeza tensionales frecuentes también experimentan migraña sin aura. El inicio del dolor en la cefalea de tipo tensional suele ser más gradual que en la migraña. En comparación con esta última, los dolores de cabeza de tipo tensional son más variables en duración, más constantes en calidad y menos severos.


2. ¿Cuál de las siguientes opciones es correcta respecto de la cefalea en racimos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta

La IHS clasifica a la cefalea en racimos como episódica o crónica, según la duración, de la siguiente manera:

  • La cefalea en racimos episódica se presenta en periodos de 7 días a 1 año; los ataques en racimos están separados por intervalos sin dolor de al menos 3 meses.
  • La cefalea en racimos crónica persiste durante más de 1 año sin remisión o con remisiones menores que 3 meses; puede ser de novo o evolucionar a partir de una cefalea en racimos episódica.

De acuerdo con los criterios de diagnóstico desarrollados por la IHS, la cefalea en racimos tiene las siguientes características:

El paciente experimenta ataques de dolor severo o muy severo, estrictamente unilateral (orbital, supraorbital o temporal), que duran de 15 minutos a 3 horas y ocurren en lapsos desde una vez cada dos días hasta ocho veces al día.

Los ataques se relacionan con una sensación de inquietud o agitación y/o uno o más de los siguientes signos (todos ipsilaterales): hiperemia conjuntival y/o lagrimeo, congestión nasal y/o rinorrea, sudoración de la frente y facial, miosis y/o ptosis, y edema palpebral.

Alrededor de 80 % de los pacientes con cefalea en racimos episódica conservan la forma episódica del trastorno. Sólo entre 4 y 13 % de los casos la cefalea en racimos episódica se transforma eventualmente en cefalea en racimos crónica. También pueden desarrollarse formas intermedias (mixtas).

Durante un ataque de cefalea en racimos, hasta 90 % de los pacientes pueden sentirse agitados y extremadamente inquietos; no desean acostarse a descansar, sino que prefieren caminar o moverse. En su desesperación, los pacientes pueden mecerse, sentarse, caminar, golpearse contra una superficie dura, gritar de dolor o arrastrarse por el suelo.


3. ¿Cuál de las siguientes opciones es correcta en cuanto a los estudios para los dolores de cabeza?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta

La American Headache Society publicó una lista de cinco estudios o procedimientos que se realizan comúnmente y que no siempre son necesarios para el tratamiento de la migraña y el dolor de cabeza.

Las recomendaciones incluyen lo siguiente:

  • No realizar estudios de neuroimagen en pacientes con cefaleas estables que cumplan con los criterios para la migraña.
  • No efectuar tomografías computarizadas para el dolor de cabeza cuando la RM esté disponible, excepto en situaciones de urgencia.
  • No recomienda la desactivación quirúrgica de los puntos de activación de la migraña fuera de un ensayo clínico.
  • No recetar medicamentos opioides o que contengan butalbital como tratamiento de primera línea para los trastornos de cefalea recurrentes.
  • No recomienda el uso prolongado o frecuente de analgésicos de venta libre para el dolor de cabeza.

La TC sin contraste intravenoso también puede pasar por alto algunos aneurismas. La RM y la ARM son más sensibles para la detección de aneurismas o malformaciones arteriovenosas.


4. ¿Cuál de las siguientes opciones es correcta sobre el tratamiento de los dolores de cabeza?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta

Los agonistas de los receptores de 5-hidroxitriptamina-1 (5-HT1), como los triptanos o los alcaloides del ergot con metoclopramida, constituyen frecuentemente la primera línea en el tratamiento agudo.

La estimulación de los receptores de 5-HT1 produce un efecto vasoconstrictor directo y puede detener el ataque. El sumatriptán, un agonista de los receptores 5-HT1 de serotonina que causa vasoconstricción, entre otras acciones, es eficaz para detener la migraña (aproximadamente 70 % de eficacia en adultos) y la cefalea en racimos.

Los bloqueadores de los canales de calcio pueden ser los agentes más efectivos en la profilaxia de la cefalea en racimos. Unos pocos estudios controlados relativamente pequeños han encontrado que los anticonvulsivos (por ejemplo, topiramato y ácido valproico) son efectivos en la profilaxia de la cefalea en racimos, aun cuando su mecanismo de acción todavía no está claro.

Ninguna prueba científica válida apoya el uso de agentes tricíclicos o ciproheptadina en la población pediátrica, pero muchos clínicos han utilizado estos medicamentos con éxito durante décadas.

Un ensayo aleatorizado doble ciego no encontró diferencias significativas en la disminución de la frecuencia o en la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza, pero aumentó los eventos adversos en niños y adolescentes tratados con amitriptilina, topiramato o placebo. Sin embargo, se observó una disminución de al menos 50 % en el número de días de cefalea en 52 % de los pacientes tratados con amitriptilina, 55 % tratado con topiramato y 61 % que recibieron placebo. Los beta-bloqueadores se usan comúnmente como terapia profiláctica para la migraña en adultos: el propranolol y el nadolol son efectivos.

En el año 2018, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos aprobó tres antagonistas peptídicos relacionados con el gen de la calcitonina para el tratamiento preventivo de la migraña en adultos, a saber, erenumab, fremanezumab y galcanezumab.

La estimulación cerebral profunda con implantación de electrodos de estimulación bajo orientación estereotáctica en el hipotálamo inferior posterior ipsilateral es otra opción potencial para los dolores de cabeza crónicos que son refractarios a la terapia farmacológica. Esta técnica es invasiva y se asocia con un riesgo significativo de complicaciones, incluida la hemorragia intracraneal. Otros efectos secundarios graves son la infección subcutánea, el síncope miccional y la pérdida transitoria de la conciencia.

La ablación percutánea por radiofrecuencia puede alcanzar el éxito en 50 % de los pacientes, con resultados de regulares a buenos en 20% y fracaso en aproximadamente 30 %. Los efectos secundarios incluyen disestesia facial, pérdida sensorial corneal y anestesia dolorosa.

Otros dispositivos aprobados por la FDA incluyen un estimulador magnético transcraneal (para tratar el dolor de la migraña precedida por el aura), un estimulador transcutáneo del nervio trigémino (para la prevención de la migraña y el tratamiento agudo de la migraña con aura o sin ésta) y un estimulador no invasivo del nervio vago (para la cefalea en racimos episódica y el dolor agudo de la migraña).


5. ¿Cuál de las siguientes opciones es correcta respecto del tratamiento de las migrañas?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Bases para la respuesta

Los ensayos del manejo no farmacológico han generado una reducción promedio de las migrañas de 40 a 50 %, resultados muy similares a los obtenidos en los ensayos de fármacos preventivos. La biorretroalimentación, la terapia cognitivo-conductual y la terapia de relajación son frecuentemente efectivas contra los dolores de cabeza por migraña.

Los triptanos no se deben usar más de tres días por semana, con objeto de evitar la migraña modificada y el dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos.

Los antieméticos se combinan habitualmente con difenhidramina para minimizar el riesgo de acatisia. Se ha encontrado que esta combinación de fármacos es superior al sumatriptán subcutáneo cuando se administra por vía intravenosa en pacientes de emergencia.

Los antidepresivos tricíclicos son buenas opciones de segunda línea en la profilaxia de la migraña, debido a su perfil de efectos adversos y eficacia. No se han realizado comparaciones directas de agentes de esta clase, pero se utilizan comúnmente la amitriptilina y la nortriptilina.


Science-Hall publica quincenalmente valiosa información biomédica completamente gratis, con objeto de brindar apoyo académico a profesionales y estudiantes de las diferentes áreas de la salud,

Si deseas recibir estos materiales directamente en tu correo: ¡Suscríbete ahora!


Fuente. Adaptado de: Amy Kao. Fast Five Quiz: Test Your Clinical Knowledge of Various Types of Headaches. Medscape, noviembre 30, 2017.Final del formulario